miércoles, 29 de diciembre de 2010

Que viene que viene...


En la puerta del sol (de casa, del pub, del trabajo, del restaurante, de la cueva) como el año que fue...

Muy Felices Fiestas, un año increíble y que más de la mitad de los sueños se cumplan (siendo optimista y con una pizca de realidad). Así que elegid bien porque este será el 2011  =)

Feliz Año!!!!

martaalbacarmenluciaalba


miércoles, 22 de diciembre de 2010

El zumo

Había una vez un hombre pobre que sólo se alimentaba de zumo de limón. Para desayunar lo tomaba solo; para comer, con agua y para cenar con azúcar. Un año, debido a la escasez de limones, los precios aumentaron cien veces más y esa fruta se convirtió en un elemento selecto, para los mejores bolsillos.
El hombre pobre se murió de hambre.

Había una vez un limón que, a lo largo de toda su vida, había visto cómo exprimían a su familia para hacer zumo. Por las mañanas solos, por las tardes con agua y por las noches con azúcar. Un año escasearon los limones y él fue uno de los afortunados que sobrevivió.
Acabó siendo exprimido en la casa de un marqués.




A los que son un poco limones, para que no pierdan la esperanza de que, sea donde sea, podrán formar parte de un rico postre o un dulce refresco.


 

martes, 14 de diciembre de 2010

Y los detalles que no recuerdo


Ordenadores que no encienden y si lo hacen son muy caprichosos o cómo escapar de la incertidumbre de conocer si muchos de los recuerdos podrán desaparecer en un momento, pero no, eso ya no pasa con estas nuevas tecnologías que nos están volviendo locos y además tienen la capacidad de demostrarlo. Eso parece ¿no? 
He aquí, al menos, una.
Personas exigentes que exigen a quien se exige mucho, es buena convinación mientras la capacidad física está en forma. Y te invitan a conocer nuevas caras y nuevos escondites de un lugar por el que pasamos cada día y no nos habíamos parado a observar. Somos personas ignorantes, aunque no es malo, cuando se elige conocer algo se está descartando saber otra cosa.
Cafés que no se pueden tomar con las manos llenas, en conversaciones interrumpidas por la rapidez del tiempo que pasa y ya volvemos a nuestros puestos. Y aún no he terminado el postre.
Cintas que se pierden, llamadas que no contestan, ahora sí, ahora más tarde y entre medias alguien que invita a su fiesta, tiene buena pinta, aunque otra llamada deja pensar que quien está detrás quiere mimos de una persona que se fue para siempre.
Personas humildes que cambian su status y se vuelven desconocidas.
Viejos conocedores del séptimo arte con los que da gusto discrepar de películas que resultan geniales después de un día lleno de momentos.
De momentos que sí, que se me han pasado volando.





sábado, 27 de noviembre de 2010

Ocho



En cada bar de la tierra hay un hombre que espera el próximo trago, su mejor novela...
que entre por la puerta un alma gemela.

A.Rot




jueves, 25 de noviembre de 2010

Violencia de pi

¿De género? ¿machista? ¿doméstica? señores o señoras que pusieron el nombre, por favor, aclárense que no sé cómo denominar esto.
Gracias.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Reírse de. Reírse con.

Me arrepiento de haber tardado en escribir aquí, pero este mes pasado ha servido para comenzar a organizar mis ideas para afrontar bien el curso y, en definitiva, un período académico-laboral intenso.

  
   Los medios de comunicación siempre nos han mostrado diferentes facetas de nuestros mayores a lo largo de los años. Sólo hay que echar un vistazo a un periódico local para darse cuenta del trato que muchas veces recibe este sector de la población. Y es que  la mayoría de las veces los mayores tienen cabida en un extremo minúsculo de la página con una foto que hace pensar a los lectores que sólo piensan en comer y en fiestas sociales. ¿Quién no ha visto una foto en un periódico que ilustra un baile en un parque lleno de mayores comiendo chocolate con churros?
   Aunque la imagen tampoco sea la correcta, el hecho de que los medios dediquen una ínfima esquina del total de un diario a un tema de mayores es, como poco, objeto de análisis y estudio, sobre todo, si tenemos en cuenta de que una de cada diez personas es mayor de 60 años. Algo más que un pequeño módulo se debería dedicar porque sí tienen mucho que decir y comunicar.
   Por eso yo, desde que empecé a venir a esta asignatura he intentado investigar si de un año para acá, desde que analizamos diferentes soportes en los medios, había cambiado algo la situación y la presencia de los mayores en los medios. He de decir que me he sorprendido gratamente cómo en varios meses ha habido un cambio para bien aunque todavía de forma muy leve. El número de anuncios de televisión que se emiten en la actualidad cada vez tienen un mayor respeto hacia estas personas y las muestran tal y como son.






minuto 2,50
Extracto que han elegido para spot corto tv España.

  Sin embargo, todavía hay mucho por hacer y es que si los reportajes son un género muy importante para hacer un reflejo de la realidad, hay ciertos tratamientos que aún no parecen ser del todo correctos. Uno de esos casos es Callejeros y sus diversos temas sobre mayores. Este programa se basa en reportajes de la sociedad a pie de calle y lo emite la cadena de televisión Cuatro. A la audiencia, el programa intenta venderle un producto con un nombre que no se corresponde con las imágenes que realmente da a los espectadores. Los vídeos de estos reportajes están tratados y editados de tal forma que, aunque el tema parezca muy transgresor, el fondo de todo esto es conseguir la carcajada del que lo está viendo, no para reírse con, sino para reírse de.

   Pero ahora vamos al tema que he analizado durante estas semanas. Se llama “El blog de Águeda”. Águeda es una persona mayor que comenzó a escribir en un su propio espacio de internet en abril de este año y, a partir de mayo y junio, el programa juvenil de humor Tonterías las justas le ha hecho un hueco en su emisión diaria. Probablemente esto ya lo tenía pensado el programa en su proyecto de emisión, pero no lo ha hecho mal.
Primero, ¿qué es el blog de Águeda y quien es ella?

¿Qué es Tonterías las Justas?

   El blog de Águeda comenzó con vídeos de la autora en su espacio web explicando cómo usar las nuevas tecnologías a los mayores. Después de ver diferentes vídeos para comprobar qué trato se tenía hacia ello, me he dado cuenta que existe una diferencia en el tratamiento con respecto, por ejemplo, a los reportajes de Callejeros, y es que en este caso el humor se basa en reírse con.
Los propios mayores son los protagonistas y actores de los vídeos e intentan sacar la carcajada del espectador de forma sana. Veamos uno de muchos vídeos que tiene Águeda en su blog.




Pero como todo, en este tipo de programas se deberían limar ciertas cosas y si  algo se puede cambiar de El blog de Águeda es el lenguaje. No creo que sea necesario utilizar la jerga juvenil o los insultos para hacer más gracia y ese puede ser, probablemente, uno de los aspectos negativos.
Además, todo tiene un límite y, muchas veces, rozan la humillación en la forma de vestir, por ejemplo, al Defensor del Mayor, unos de sus persomajes; y en ese aspecto también se podría suplir con otra serie de chascarrillos sin ser tan explícitos.
A raíz de este blog, Águeda y el resto de mayores que salen en sus vídeos empezaron a tener más presencia en televisión.

Por último, me gustaría añadir un vídeo que refleja el punto de vista de estos mayores  en el uso de las nuevas tecnologías. Después de verlo varias veces he llegado a la conclusión de que el objetivo real de este vídeo es hacer una crítica al comportamiento de los jóvenes que muchas veces no nos damos cuenta del daño que puede hacer internet si damos demasiada información confidencial o personal.



  En resumen, después del número de vídeos que he visto en el medio televisivo y al hilo de las personas mayores, he de decir que el cambio que se está generando en la sociedad refleja una tendencia positiva a que los mayores tengan su espacio y su forma de expresión hacia la sociedad, pero hay quienes aún los siguen viendo como personas a las que hay que se debe aparcar, sin darse cuenta que realmente son quienes más pueden enseñarnos de la vida. Y si es con humor, mucho mejor.



viernes, 15 de octubre de 2010

Tiene gracia... creo

Hay un señor que tiene una vida normal, una familia normal, una casa normal, pero un trabajo arriesgado: ser minero. 
Muchas veces el riesgo no sólo lo corre bajo la tierra sino que allí arriba, en la superficie, decide seguir a su corazón y empezar una relación amorosa con otra mujer sin dejar a su esposa y sin que ninguna de las dos afectadas sepa que comparten varón.
Un día el minero se queda atrapado bajo tierra, con 32 compañeros más de trabajo. El minero, después de dos meses de preocupación familiar y parental... sale de su agujero. 
Y, entre abrazos, sollozos y sentimientos incomprendidos sólo puede pensar en una cosa. 
"Tierra, trágame".
De nuevo.

sábado, 25 de septiembre de 2010

El arte de "Embobar"

Ayer por la noche hice zapping por los innumerables canales de esta, nuestra televisión en abierto. Para un día que tengo tiempo de acabar la ronda me he llevado una gran decepción, aunque había cuatro canales infantiles, que, puestos a elegir, podría haberme quedado a ver cualquiera de ellos. 
En TVE1 había terminado El Castigador y decidí darme una vuelta por el resto. Sí, La 2 no está mal, cada vez suele estar mejor a mi gusto y no lo digo por los documentales que no veo, sino por Página 2 o las películas que últimamente merecen la pena. Pero ayer no tenía emoción. 
DEC me asustó cuando ví a Marujita Díaz. Cuatro cada vez tiene más y más anuncios, es curioso porque me gustan los concursos y shows, pero al fin y al cabo siguen poniéndote en la sobremesa tetas y tetas, algunas veces sólo el canalillo y otras con un escote que, sí, soy mujer, pero no hago más que mirárselas a la presenadora o a la reportera cuando corresponda. 
Y llegué a esa grande... y tan grande. Más de tres minutos, no exagero, estuve viendo sin pestañear un primer plano de Belén Esteban sin que el realizador me diese una tregua para sustituirlo y que yo pudiese cambiar de canal tranquilamente.
Los debates políticos en esta cadena u otra serie de canales no me relajan a las 23 horas, así que también los descarto, aunque si en ese tipo de tertulias aparece un profesor bastante reconocido de mi querida Facultad y además su cometido es analizar la figura de La Princesa del Pueblo si llegase a presentarse alguna vez a las elecciones...
En "Fear Factor", de la Siete, lo paso mal cuando mandan pruebas en las que hay arañas de por medio. Los canales de Castilla y León son muy apropiados para los amantes del Western y la MTV es otro de los intentos de americanización de nuestra sociedad, que, en algunos casos, pues muy parecido a la vida real no es. Así que, puestos a quedarme, la nueva TV 10 tenía monólogos de la Paramount.
Sólo como apunte: Youtube en un día registró más de 700.000 visitas con un vídeo de La Sexta en el que Sara Carbonero enseñó las bragas debido a una aparatosa caída.
Y es que no sé si somos así o somos lo que nos hace ser la televisión, pero, visto lo visto, ahora entiendo por qué cada vez hay más conversaciones telefónicas en los "Llama y Gana".

viernes, 24 de septiembre de 2010

Un poco de mí en fotogramas

Si se pudiese... si pudiese recoger cada fotograma que me interesa de mi vida, captado por mis propios ojos y lo inmortalizara para archivarlo, podría recordar las cosas con mucha más fuerza. No sólo los buenos momentos sino aquellos que también me han marcado de alguna u otra manera. Sin embargo, hay días que deberían tener miles de frames guardados.  

Una carcajada que hacía mucho que no escuchaba.
La cara de Miguel viendo en televisión imágenes de sucesos.
Encontrarme encima de la cama un gato de peluche mirándome con rencor. 
La puerta que se abre a la tercera.
El momento en que no imprime el ordenador cuando son las 13:45.
Subir hasta el quinto con un hombre mayor que no te habla del tiempo.
La ilusión de Chema con su primer disco en sus manos y una llamada en espera.
Un discurso de Agustín Remesal sobre el periodismo en la inauguración de un nuevo diario.
Llegar al final de las escaleras y ver que al fondo a la izquierda ya no está María... para hacerme reír o... feliz.
El botón que no se apaga. El que no apago sin querer.
Un beso de consuelo escondidas lo más lejos posible.
Puede que uno de los mejores conciertos de mi vida.
Las deportivas desempolvadas.

 

El momento justo antes de quedarme dormida.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Un descanso

Me encanta el verano. Prefiero pasarme todo el día sudando como un pollo a tener su piel. Y aunque reconozco que la ropa de entretiempo siempre me ha llamado más la atención, daría lo que fuera por pasar la vida con las piernas al aire.
Estamos en septiembre y acabó mi primer día libre desde junio. Tenía ganas de gastar parte de mis 24 horas de relax para ponerme a pensar un poco que nunca viene mal porque lo malo de vivir a este ritmo es que, a veces, las piernas corren más que la cabeza.

La vida en verano te enseña muchas cosas, casi más que durante los nueve meses restantes de formación académica. Al menos, aprendes a darte cuenta de que hay cosas que no están en los libros y que, sin haberle puesto codos te has aprendido la lección para siempre, sobre todo en terrenos que van más allá de lo profesional.
Cuando se empieza algo nuevo y conocemos a gente diferente, lo primero que se nos pasa por la cabeza son los prejuicios. Si tiene un grano en la frente significa que es tonto, si viste con esos pantalones es un descuidado, si habla demasiado... insoportable. Menudas mentiras. La gente es tan diferente como lo que lo hace serlo, sobre todo, a medida que vamos conociéndola. Poco a poco te das cuenta de que, quien tenía un grano en la frente es más tonto de lo que pensabas, pero aquel que no callaba es la persona más inteligente que conoces y con la que te tomarías todos los días un café. Hasta te compras los pantalones del desalmado.

También se aprende de los cruces de sonrisas. Hay quienes te sonríen porque se alegran realmente de tu presencia, en cambio, sabes perfectamente que otros lo hacen mientras sus músculos faciales no se corresponden con la orden real del cerebro. Yo creo que ambas son fáciles de distinguir y es que el fondo de todo esto tiene que ver con una sencilla cuestión.
Cuando comienzas tu carrera de vida, tanto personal como profesional, te propones ciertas metas susceptibles a los cambios porque nunca sabes lo que puedes encontrar al final, la cuestión es que, mientras caminas hacia tus objetivos y te ocupas a la vez de vivir lo mejor posible (al fin y al cabo es lo que cuenta) te topas con diferentes personas. Unas caminan a tu lado y, en cierto momento, se cruzan en tu vida, se paran a charlar y se van... o puede que vuelvas a encontrarlas en otra etapa para volver a vivir experiencias. Otras deciden quedarse contigo y unirse al paso, aunque a veces tengas que amoldarte a su ritmo de trayecto. Sin embargo, hay quienes, enfrascados en su afán por llegar a la meta pasan cerca para colocar alguna piedra que haga tropezar en los siguientes pasos. Lo triste no es caer al suelo, al fin y al cabo, no hay prisa. La cuestión es que, quien puso esa piedra desperdició tanto tiempo y tantas oportunidades que otros consiguieron llegar primero a la meta.

Una cosa está clara, lo mejor es dejarse de tonterías y disfrutar con lo que uno tiene. Por suerte, el verano no ha terminado diga lo que diga el hombre del tiempo y aunque Madrid o San Sebastián quedan lejos de septiembre, doy lo que sea por que el resto de meses sean como los estivales.



lunes, 30 de agosto de 2010

Nacho hace reír y llorar

Hoy en día pensamos que podemos conseguirlo todo...
pero no sé si debemos hacerlo a cualquier precio



martes, 24 de agosto de 2010

miércoles, 11 de agosto de 2010

E-Lección

En la vida hay veces que te toca elegir. Te toca decidir a la hora de adquirir un piso, de encontrar pareja, de estabilizar la vida con tu pareja. De comprarte un coche o una moto, de ir simplemente en bici. Hasta tenemos que elegir si compramos uno u otro número en la lotería o si nos quedamos con un bono de muchos viajes u otro de pocos. Si queremos ir a la playa o la montaña. Mc Donalds o Burguer King. Ascensor o escalera.
No todo se puede conseguir en esta vida. No al mismo tiempo.
Por eso, cuando tienes que decidirte entre varias opciones y todas te gustan mucho, lo mejor es decantarse por una más llamativa al principio, que todo se verá después.
No todo el mundo tiene la suerte de la elección, por eso hay que aprovecharla.
Por ahora no me arrepiento.
Ánimos a quienes tengan que decidir porque si alguno se arrepiente de su opción es porque, afortunadamente, ha podido tomarla.




Espero que mi "no elección" pueda servirte.


domingo, 1 de agosto de 2010

Cuando un cantante conoce tu vida


Hay veces que un artista escribe una canción sin darse cuenta de que todo lo que refleja en ella ya ha sucedido muchos años antes...

Él tendría sus razones para darle sentido a la melodía, pero no se ha dado cuenta que estos minutos significan, más que una experiencia plasmada en música, el resumen de una parte de alguna vida. El comienzo de dos, el inicio de un camino que no termina en aventura, sino que es un alimento constante que hace que cada día sea especial... desde hace muchos años.






Y aunque todo haya terminado, de hecho, todo está empezando.

jueves, 29 de julio de 2010

Consejos del jefe

Artículo que me ha recomendado leer.

Fuente: "periodistadigital.com"


"Un periodista es el que explica a la gente lo que ocurre y, para explicar lo que ocurre, antes tiene que entenderlo. Además, hay que explicar lo relevante, no lo anecdótico"

El presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), Fernando González Urbaneja, ha definido con estas palabras lo que para él es un periodista y ha recordado a Periodista Digital las palabras del presidente de Estados Unidos, Barack Obama:

  • "Lo explicó muy bien el presidente Obama en septiembre del año pasado, cuando dijo que periodista es aquella persona que explica a la sociedad lo que le ha ocurrido a la sociedad ese día"

EL LUGAR DE LA ÉTICA

El presidente de la APM asistía este lunes 26 de julio de 2010 al Foro 'Desafíos éticos del periodista de hoy', que se celebraba en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM). El periodista colombiano Javier Darío Restrepo, maestro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, era la persona encargada de la ponencia y destacó la necesidad de una ética no impuesta que brota de la naturaleza humana, convirtiendo a cada periodista en "el legislador de sí mismo."

Para este veterano periodista, los Códigos de Ética Periodística que tienen los grandes medios no son más que formulismos ya que un profesional de la información "tiene que tener dentro, en su condición humana, el interés de hacer las cosas bien, buscando siempre la excelencia en su trabajo".

"La ética te impulsa a una satisfacción constante contigo mismo. La gran diferencia es que lo legal o correcto nunca te impulsa a la excelencia, la ética sí"

Frente al avance de las nuevas tecnologías y del mal llamado "periodismo ciudadano", el periodista colombiano aseguró que "los periodistas somos irreemplazables en hacer entender qué está sucediendo".

Para el director para Colombia de la revista Vida Nueva, el futuro de la profesión no está en la inmediatez de la información, sino "en el periodismo que es capaz de guiarte entre todo lo que pasa cada día''.

Urbaneja resaltaba:

  • "Hoy hemos tenido una sesión interesante sobre el concepto de identidad del periodismo. Uno de los mayores problemas del periodismo de hoy es que, perdidos en la masa de mucha información, no sabemos distinguir lo que es importante de lo que no lo es"

viernes, 23 de julio de 2010

Lujo cercano aunque a veces inalcanzable


Os voy a poner un poquico los dientes largos con este nuevo rincón que he conocido. He de decir que es mucho mejor en la realidad y que huele a limón suave. Además, una vez entras en su spa debes estar preparado porque crea adicción. A su lado se encuentra la bodega y el resto no es más que paz y tranquilidad para huir del humo urbano.



Exterior con piscina. Pequeña y grande en una sola.



El restaurante para los banquetes.



Arriba la terraza Chill Out y abajo... las piscinas del spa


El salón nube por la tarde.


No soy comercial de este lugar, de hecho voy a omitir nombre y localización, lo dejo como posible adivinanza. Aunque lo cierto es que el hotel me ha encantado y más por dentro que por fuera.



jueves, 22 de julio de 2010

El sentido de la música


Hay quienes tienen el don de hacer reír, de emocionar, de tocar una melodía, de ser honestos o incluso de ver sin necesitar unos ojos. Yo he conocido esta noche a una persona que guarda todas esas cualidades y una más, su impresionante voz. Serafín Zubiri tiene cinco sentidos, pero reserva el más preciado para noches como la de hoy. El sentido de la música.
Todo comenzó por la mañana cuando pudimos hablar con él de cómo se desarrollaría su actuación, además, aprovechó para contarnos su experiencia en la ciudad en otras ocasiones, su periplo en Eurovisión o incluso la grabación de su tema más conocido para "La Bella y la Bestia". Os aseguro que no tiene nada que ver esa canción eschuchándola en el Spotify y haciéndolo en directo. A muchos de nosotros se nos erizaba el pelo volviendo a escuchar versiones como las de Nino Bravo o The Beatles en su boca y en sus manos. Artistas como Zubiri no necesitan saber cuánta gente acude a sus conciertos, sino el calor que transmite cuando tararea alguno de sus temas, pero, al margen de eso, ya puede una persona cantar como los ángeles si antes de eso no es persona. Y él es grande, no tengo palabras para describir lo que es que alguien consiga que te metas en sus historias, en sus canciones de amor. Y no tener palabras en esta ocasión no es bueno porque se trata de contar con todo detalle, de explicar cada sentimiento por si alguna vez nos pidiese nuestra opinión. Muy pocas veces esta ciudad une a sus generaciones es un conjunto armónico de compañeros. Y Zubiri, con su sentido de la música, lo ha conseguido.




viernes, 16 de julio de 2010

Es tan tarde...


...que se me ocurren miles de cosas. Hacerme unos espaguetis y desayunarlos, al fin y al cabo dentro de nada me tendré que levantar. Ahora recuerdo con más fuerza la pasta de las 7:00 en Salamanca, a veces dura, a veces sin tomate, pero siempre igual de rica.
Ahora en casa me ha sobrado tiempo para descalzame. Es bueno conocer, tener momentos en los que te alegras de tu capacidad de actuación, de relax, de saber cercenar.
No se oye nada. Por eso me gusta este sitio. Sería genial poner ahora mismo la televisión a tope para comprobar cual sería la reacción de mis vecinos o de mí misma. Necesito que algo o alguien me despierte aunque no encuentro el método más adecuado y ahora mismo es prácticamente imposible por mucho que tenga los ojos abiertos. Pero mañana seguro que sigo aquí, en vez de sentada, con el encargo a mis pies de sostener todo el peso de mi cuerpo, con la necesidad de un café de más y de dos copas menos. No me gusta desmaquillarme, pierdo el tiempo. No tengo fuerzas para sacar la ropa a la ventana y que pierda el olor al tabaco que no he fumado y no tengo fuerzas para irme a dormir aunque a la vez me preocupe pensar que cada segundo que estoy aquí sentada está supliendo al sueño. Levanto la vista. Mi hermano está mirándome desde el cristal de un marco, yo misma estoy en el de al lado aunque algo más sonriente y con un abrigo blanco que cualquier madre de los 80 pondría a su hija de dos años.
Por un momento me siento tan bien que agradezco la soledad.
Buenas noches.




miércoles, 14 de julio de 2010

¿Qué podemos hacer en verano si estamos en crisis?

Pues muchas cosas a las que no hace falta decirles "no".

A unas cañas y unos pinchos en una terraza barata... o a uno sólo. A disfrutar haciendo la cena en vez de pedirla y así salir de paseo después. A pasarse la tarde tumbado en la arena y volver al agua y volver a la arena, la cuestión es ponerse moreno sin necesidad de aparatos artificiales. A transmitir como sea, por signos, palabras o sonidos indescifrables. A escuchar y que te escuchen. A ser un poco más feliz. A conocer gente de aquí y de allí. A firmar un contrato.
A acudir a espectáculos gratuitos. ¿A ahorrar? por lo menos durante un tiempo ¿no? A practicar deporte cuando cae el sol. A conformarse con menos estrellas y disfrutar del lugar, no de la marca que tiene la etiqueta. A compartir un helado, una ducha, una cama o una película entre dos. O entre 15. A llenar menos la piscina y apagar más la luz.
A meter los pies en las fuentes. A ir a la biblioteca en vez de a la librería.
Aunque todo eso tiene otro precio, el que cada uno pueda ponerse al decidir con quién disfrutarlo.


jueves, 8 de julio de 2010

Locura desatada y olé

¿Qué está pasando? si durante la noche del 7 de julio has tenido tiempo para pasear por las calles a partir de las 22:30 horas, seguro que te has dado cuenta de varias cosas: nadie te miraba de arriba a abajo, nadie tenía cara de amargura, nadie se exhasperaba en los atascos de las carreteras. Había complicidad, incluso con los extraños.
Es como si nos hubiesen dado a todos una pastilla de la risa, de la locura. Pero no, realmente la medicina está a miles de kilómetros y te cura (quién lo diría) si miras el televisor. Para que luego digan.
Conozco amigos republicanos que se han comprado banderas rojiguadas y anticentralistas en cuyas casas ondea la tela española. Lo cierto es que, con este equipo de fútbol como el de nuestra selección a la gente se le olvidan sus convicciones porque si España tiene algo en común, seamos del norte o del sur, es la fiesta y el terreno de juego, puntos que ocupan la capa base de nuestras necesidades primarias en las que ya se encontraban la siesta y la comida.
A este país le hace falta una victoria, no sé si sirve la futbolística, lo que está claro es que más ricos no nos vamos a hacer, ni más guapos. Pero si un triunfo sirve para que llevemos de forma más amable nuestros problemas, la lucha merecerá la pena.
La guinda del pastel sólo se cumpliría si los 500.000 euros que cobrarán nuestros jugadores por cabeza si ganan, se destinasen a quienes no pueden disfrutar precisamente estos días del Mundial, y, por supuesto, a nuestro IVA.
Por pedir, que no quede.





jueves, 1 de julio de 2010

On air

Lorena me inspiró para el título. Además, creo que voy a pasar bastante tiempo mano a mano con ella aunque sea de la competencia... benditas becarias.
Sí. Hoy he cambiado el verde camiseta por el verde micrófono. Y no puedo evitar decir que lo necesitaba, que quería volver a sentir la presión de los últimos minutos que te saca las fuerzas que el calor te quita. Y en esta ciudad de temperaturas radicales, acciones inexplicables y opiniones divergentes, resulta curioso conocer todas y cada una de las cosas que se cuecen a fuego lento sobre todo cuando son desconocidas para mí hasta ahora.
Espero aprender un poquito más de todos aquellos que realmente tienen algo interesante que contar, al fin y al cabo, es de ellos de quienes se extrae la verdadera esencia de una práctica gratificante y, desgraciadamente, poco reconocida: la del periodismo.


domingo, 27 de junio de 2010

El verano ha llegado a la ciudad y no sabes lo bien que me sienta papá

El sol ha llegado con muchas ganas y me gusta.
Realmente, los veranos siempre son grandes, pero este comienza a ser particularmente especial y tantas cosas en tan poco tiempo parecen un regalo, por eso, las palabras que no existen deberían ser inventadas para explicar ciertas cosas.

Y me he dado cuenta de que la vida se basa en las experiencias que te ofrece.

Hace dos meses, seis amigos y yo nos embarcamos en la realización de un proyecto nuevo para nosotros. Organizar un LipDub (doblaje de labios con una canción popular en un solo plano secuencia) para participar dentro de un concurso nacional entre universidades que promocionaba una marca de bebidas alcoholicas y una red social.
Con la ayuda de todos los participantes, mejor o peor hecho por nuestra parte, pudimos sacar el vídeo adelante y, finalmente, proclamarnos ganadores. Los días que merecieron la pena de este proyecto fueron los de planificación, grabación, contactos en la red, la visita de la artista de nuestra canción elegida, los nuevos amigos, los apoyos y la fiesta. Es mucho y fue increíble, una aventura que no podremos olvidar nunca porque, realmente, este tipo de cosas suceden una vez en la vida, pero fuera de lo citado, nada más se puede destacar. Los momentos dulces han sabido tapar los sabores agrios.

Todo por quien merece la pena. Ha sido un placer trabajar con Teresa, Patricia, Eva, Nacho, Juan y María. Todos deberíamos poner uno de estos en nuestra vida para hacerla un poquito más feliz. Conmigo lo han conseguido y estoy segura de que no lo digo sola.
Por mi parte, me quedo con la satisfacción del trabajo bien hecho y la alegría de simplemente, hacerlo porque este ha sido un verdadero equipo.
Ahora que estoy en fiestas debería marcarme un brindis por todos los que han estado allí y en casa y en cualquier lugar confiando en nuestras locuras. Y aunque no sabremos si esto servirá para algo más que para una pequeña compesación económica, mi satisfacción personal es un atributo incontable de género femenino singular.

En la hoguera de San Juan este año tiré dos papeles. En uno de ellos estaban tres deseos y el en otro, tres cosas de mí de las que me quiero deshacer. Creo que se están cumpliendo los deseos, aún dudo en el tercero. De las cosas malas que escribí ya no me acuerdo, puede ser esto señal de que están olvidadas. Con el tiempo...

Y después de San Juan, verano. El sol, por favor.
La peña. Una peña que se fundó en Zamora hace seis años y en la que participo desde hace cinco. Una agrupación de locos que se unen para disfrutar aún más de la fiesta de su ciudad, con sede, mayordomos, programación interna, música en directo y la gente más guapa. Un lugar y unos amigos donde compartir todos los momentos más inverosímiles de la jornada, jugar la partida, bailar y tomarse varias cañas y muchas más cañas aún.
Dos carros, un estandarte y un huevo gigante son nuestras marcas... y es que somos Las Hordas.
Nada más se puede pedir.

Eso sí, después de San Pedro, algo de trabajo tampoco viene mal, además, tres meses dan para mucho, aunque este año los divida en 2 más 1. Pero con muchas ganas.
Espero que vuestro verano os siente tan bien que podáis recordarlo para el resto de vuestras vidas. ¿Yo? Estoy en ello.
Feliz verano



___

domingo, 13 de junio de 2010

Lucha contra el VIH

Este es el enlace de uno de los vídeos que ha hecho mi amigo Edu. El spot entra dentro de un concurso en el que sus participantes deben tratar el tema del SIDA y la posibilidad de que, si desde este momento frenamos su expansión, en 30 años el virus podría desaparecer.
¿Te apuntas a este reto? Sólo hay que tomar precauciones.

http://es.eyeka.com/video/view/902956-AIDES

Como muchos de los vídeos que ha hecho este chico, este es realmente creativo.

viernes, 11 de junio de 2010

No, no, ¡Quietos!

Que este es mi blog, no os habéis confundido.
Lo que ocurre es que necesitaba un cambio de imagen ahora que llega el veranito, aunque no se note. Acepto sugerencias y la simpleza del blog realmente se debe al poco tiempo y a mi aún verde conocimiento del tema.

Un beso grande.

jueves, 10 de junio de 2010

Tiempo para los demás



Llevo más de tres semanas bastante apartada de la vida. De la vida en general. He ido al cine una vez, he salido a cenar alguna otra... pero básicamente me he pasado el tiempo sentada en frente de una ventana.
Estoy a un examen de comenzar mi andadura por el último curso de la carrera y creo que voy a intentar disfrutarlo al máximo, venga como venga.
El caso es que llevo más de tres semanas en las que apenas he tenido contacto social de carne y hueso y, además, necesito tomarme un café tranquilamente con amigos que hace meses que no veo.
Y por si fuera poco estar sentado todo el día para estudiar, el tema del concurso del LipDub ha hecho que mi trasero adopte totalmente la forma de una silla durante estos dos últimos días.
Ay!! El LipDub... ese concurso que ha hecho que nos convirtamos en Community Managers de profesión sin ni siquiera saberlo, aunque algunos nos califiquen con otra serie de adjetivos. Así que si a alguien le apetece que le organicemos un encuentro multitudinario, una fiesta, un evento laboral o un musical a lo Broadway... coser y cantar. Aunque el hecho de crear eventos para que la gente quede con la gente signifique que, por un tiempo, tú no puedas relacionarte con la tuya.

Por eso ahora es tiempo para los demás. Tiempo para volver a pasarlo con Diego hablando de todo mientras me pongo sus zapatillas de andar por casa. Tiempo para Mica, Lichi y Miguel, que estando tan cerca, estábamos muy lejos. Tiempo para mis amigos, porque siempre es el que mejor se emplea. Y para mis abueletes, pero ese nunca lo he descuidado.
Y por supuesto, tiempo para dejar el teléfono movil en cualquier esquina apartado, a no ser que me llame el "Team" (sí, está inglés. Como suena bien...)
Además, puede que sea tiempo de visitar al médico después de más de un año, pero esto lo voy a meditar algo más.
Y para ir al norte, si pudiera ser, a vivir.

Hoy ya he podido sentarme, esta vez en el sofá, y relajar unas piernas que llevaban dos días en continua tensión, al igual que la cabeza. Pero hay veces que merece la pena pasar tensión cuando, en la última parte, han funcionado los fines.



___

viernes, 4 de junio de 2010

Creo que ha llegado el día

Porque TODOS los que aparecen en este vídeo se lo merecen.



Y gracias de verdad a todos los que nos han apoyado.


___

jueves, 27 de mayo de 2010

Trucos pedagógicos

Suena el teclado de Miguel. Acaba de componer una nueva melodía y está probando el resultado.
Estos días necesito cierto silencio en mi vida, pero el caso es que esto me da un respiro entre estudio y estudio.

Y es que la biblioteca nunca se me dió bien. Demasiada gente, demasiadas distracciones y ni un sólo minuto de concentración y eso que todos vamos allí a lo mismo... creo.
Dicen que estudiar en la biblioteca siempre es mejor porque no tienes una nevera a la que asaltar cuando te entra gula, pero estudiando en casa una tiene sus propios trucos.
.No levantarse de la silla hasta que no se cumple una hora prefijada.
.Entrar en internet después de haber terminado cierta parte.
.Salir a tomar algo a partir de las nueve de la noche. No antes. Ni estar hasta mucho después.
.Hacer una pequeña siesta tras el postre.

Cosillas que me motivan en cierto sentido para no amargarme estos días. Si sirven, os las presto, aunque sin fuerza de voluntad no existen milagros.
Rebeca tenía en su escritorio pequeñas galletas con trocitos de chocolate. Cada vez que se aprendía nombres raros se comía una como recompensa. Yo, por ejemplo, este método no lo puedo utilizar porque no quedarían galletas más que para una página, y mis apuntes no tienen precisamente muchos nombres raros.
¿Tenéis algún truco más para llevar mejor los estudios?


_

miércoles, 19 de mayo de 2010

El optimismo que convive con moscas tras la oreja



Si después de esperar, el veredicto no falla a tu favor, hay dos caminos por los que continuar. El fácil contempla la opción de darle la espalda a la vida, llorar por los rincones y fustigarse hasta sangrar. Pero el más complejo te permite focalizar la vista más allá de tus narices.
Hay veces que las decisiones te hacen más fuerte y, sin pensarlo, un favor. Un favor que debe aprovecharse con todas esas fuerzas y con el optimismo de pensar que en esta vida de todo se aprende, sobre todo, de las personas que no te lo ponen fácil.
Y qué bien poder saber luchar.
Tengo muchas ganas de comenzar mi verano. Me encanta el calor, las camisetas de tirantes y las ganas de sentirme útil.

___________________________

En otros asuntos: si antes del verano las moscas tras la oreja nos chivan malas noticias, la opción de quedarse sentado con resignación no se contempla. Y es un pequeño aviso.


___

sábado, 15 de mayo de 2010

A la espera


La capital me recibió triste, lluviosa y helada, pero se despidió de mí con un sol radiante. Espero que nada tenga que ver mi marcha con su estado de ánimo y sean las fiestas de San Isidro la causa de esta tregua temporal, que, espero, sea definitiva.
Creo que el azul del cielo hoy es capaz de reflejarse en alguna de las calles. Aún así, echando la vista hacia atrás, pienso que el frío no ha sido capaz de amedrentar mis ánimos; y es que hay quienes te arropan con tanta fuerza que no eres capaz de sentirte una persona indefensa incluso en la gran ciudad. Eres capaz hasta de olvidar por momentos la tensión del viaje y sus verdaderos fines.
Cuando te sientes a gusto con lo que haces, cuando la mano familiar te presta mucho más de lo que puede y consigue que no desaparezcan tus esperanzas… puede que sea el momento de agradecérselo. Mucho. Y al volver, vuelve el estrés, la espera, los apuntes y quienes siempre te esperan con una sonrisa.

Me gustaría ser ese mago Australiano que se coloca en la mitad de la Plaza Mayor y, sin saber si alguien le estará entendiendo al hablar, comienza su show en el que, delante de todos los espectadores, dos ayudantes le rodean el cuerpo de plástico envolvente y lo rematan con una cadena de hierro. A partir de ahí, el mago se encuentra solo. Delante de todos. Un niño sale a ayudarle y él se niega porque el suspense es parte del espectáculo. Finalmente, consigue deshacerse de todo aunque eso implique quedarse en unos graciosos calzoncillos. Pero es el riesgo que tiene que correr. Cuando termina el espectáculo, todos tienen un euro para darle y decirle, sin palabras, que vuelva otro día.
Ojalá volviera otro día. A Salamanca, o a Zamora. Que se viniera conmigo, que en cada parada hiciese un nuevo truco.

Puede que vuelva, si no es él, que sea su ilusión y sé que todo se basa en la espera. Esa maldita palabra que hace que te muerdas las uñas y que, si no se va nunca, es capaz de dejarte una ansiedad difícil de superar.




___

miércoles, 12 de mayo de 2010

Mejores cosas que hacer


- ¿Ya has acabado?

- Sí, bastante cansada, por lo menos con este ejercicio me ahorro el gimnasio.

-Yo de joven también bailaba. Pasodobles. Para conquistar a la que ahora es mi mujer, pero llevo ya décadas sin practicar nada.

-Pues apúntese a las clases.

-Jaja. ¡Qué va! ahora tengo mejores cosas que hacer.

-Es una pena entonces. Hasta el miércoles.


Creo que el hombre quería decir, simplemente, "tengo otras cosas que hacer".
Cuidar de la familia, mantenerla, trabajar duro o tener una vida más o menos estable puede hacer que no tengas tiempo para otras cosas, pero no lo llamaría mejor, en todo caso "algo más".
Ese hombre bailaba pasodobles para conquistar a una mujer, ahora que ya la ha conseguido puede que tenga mejores cosas que hacer, como mantenerla, pero no se da cuenta de que la solución la tiene mucho más cerca de lo que piensa.
El baile es apto para todo el mundo y una de las mejores cosas que hacer cuando puedes hacer cosas mejores. Conozco a pocas personas a las que no las haya visto bailar, al menos, una vez en su vida. De hecho, sólo diría a una, pero no voy a mojarme.





__

martes, 11 de mayo de 2010

El final de un antes

La mejor asignatura de mi carrera... D.E.P.



Si esto estuviese ocurriendo hace un año, Lucía acabaría graduada sin pensarlo.
Este año tengo la opción de cambiarme al Plan Bolonia o seguir con la licenciatura... y me lo he pensado mucho durante un curso entero, pero desde hace unas semanas lo tengo claro.
Lucía acabará licenciada.

No es algo entre lo que esté dudando, es algo que voy a continuar. Tampoco soy conservadora en temas académicos, pero precisamente mi plan de estudios personal no ayuda a que me cambie de modalidad.
Si en algún momento me toca trabajar fuera de España, lo primero, ¡Cómo me gustaría que fuese en América! y lo segundo, arreglaré los papeles que hagan falta. Si durante ese tiempo, una empresa ve mejor que se incorpore al mundo laboral un graduado, puesto cedido, pero no puedo cambiar algo que durante cuatro años he estado creando. Lo que no tengo muy claro aún es si en un futuro seguiré estudiando o no, en caso afirmativo, el nuevo plan ya me convalidaría con Europa cualquier formación que haga a posteriori.
Ahora soy joven, inexperta y con pájaros en la cabeza. Si algunas de estas premisas me impiden que trabaje dónde, cuándo y cómo... habrá que luchar para que, por lo menos, exista un por qué.
Todos aquellos que se cambian, especialmente de otras carreras que sí merece la pena cambiarse y que marcarán el principio de un después, nos vemos al final. Para los que se quedan conmigo, marcaremos el final de un antes.

:)


___

lunes, 10 de mayo de 2010

He vuelto


He vuelto.
No sé si con las pilas cargadas, pero, por lo menos, puestas en su sitio.
Vuelvo a la normalidad si algún día la hubo, con algún kilo menos, con ojeras de más en proceso de recuperación. Sin embargo, no me arrepiento de nada y es que, cuando dije que había más gente extraordinaria de la que pensamos quizás me haya quedado corta. En este tiempo de paréntesis literario hay algo que ha cambiado bastante en mi persona, empezando por la capacidad de aceptar todo lo que venga, bueno o malo; y terminando por la ilusión.
He recuperado la ilusión. He intentado que otras personas se contagien de ella. Y los pasillos de la facultad han comenzado a mostrar una nueva perspectiva no solamente académica. Además, he sido feliz viendo como más de 300 cabezas locas disfrutábamos juntas. Daba igual la edad, el sexo, el curso, la carrera...
He vuelto.
Con una sonrisa de oreja a oreja puedo decir orgullosa que aún quedan personas por las que merece la pena luchar, porque me han aportado un trocito de sus motivaciones, porque no tienen miedo al qué dirán ni a rendirse por el camino.
He aprendido a trabajar en grupo, aunque tenga que disculparme por mi vena nerviosa o por algún malentendido.

En esta vida todos participamos en un concurso. El de la felicidad. Bien sea mediante el dinero o utilizando los procedimientos que hagan falta para conseguirla, pero en ocasiones no nos damos cuenta de que no es necesario llegar a una meta si durante el camino hemos sido los más afortunados. Nos hemos crecido juntos, hemos crecido juntos.
Por eso, si además de recorrer el camino obtenemos una recompensa debemos darnos cuenta de que no ha sido gracias a una persona o a dos, o a seis. Ni siquiera al dinero.
La palabra "juntos" siempre ha sido la clave.

Creo que no he perdido el tiempo en mi ausencia, por eso no voy a disculparme (al menos, a mí misma) por haber tardado tanto en volver. Tanto mis amigos como mis enemigos leeran esto sin distinción. A todos ellos, bienvenidos de nuevo.



_

viernes, 30 de abril de 2010

Mejor mañana



Me he prometido poder actualizar a diario, me gusta. Pero hay veces que el tiempo material puede más que todo lo que te apetece escribir.



___

miércoles, 28 de abril de 2010

Intenta respirar


Lleva tiempo ahogado. Y es que el aire está cargado y ahí dentro no se regenera. Por muchos objetos que utilice para hacerlo mover, no es capaz de encontrar más oxígeno y sin él no puede pensar, ser, estar.

Debería salir, pero no sabe dónde está la puerta.
Pregunta una y otra vez. Y la gente le mira, es amable, pero él no es capaz de reconocer qué es lo que le están diciendo, no entiende su idioma. Tampoco ellos se comunican con alguna otra señal.
Vuelve al punto de partida, busca la puerta. En vez de eso se encuentra encerrado entre cuatro paredes de color gris plomo, frías y llenas de luces fluorecentes que asemejan la habitación de cualquier interrogatorio. Estaba harto de interrogatorios.

Después despertó sudando. Intentó dormir, pero cada cuarto de hora, el reloj de pared le avisaba que aún no había vuelto a conciliar el sueño.
Y decidió recorrer la casa a oscuras para llegar cuanto antes a la nevera... y meterse dentro si hiciese falta.


___

Un poco de paz en momentos de estrés




__

lunes, 26 de abril de 2010

Cosas buenas


Qué bien haber creado este blog porque me está aportando cosas buenas. Muy buenas. Debo dar las gracias de nuevo a Lauri.
Realmente, siempre ha sido ella, siempre es ella.
En Zamora logró que los jóvenes nos volviésemos a unir en sus fiestas. Ahora puede lograr otra muy gorda sin apenas haberse dado cuenta.
Gracias Lauri.



_

Como tomates

Hoy hemos planeado eso que se llama una "ruta turística en la que la gente cobraría por mostrar". Pero nosotros no. Todo ha ido bien, hemos calculado los tiempos, las pausas... todo. Los clientes al final han estado satisfechos, la pena es que sólo duró un día y que no son muy exigentes porque, al fin y al cabo, son tu propia familia.
De la playa a la montaña, de los acantilados a los valles y de las bajuras a las alturas, con cafés por el centro y terracita para comer.
Es cierto que estaba planeado, pero si en un día se pueden ver tantas cosas, ¿por qué no hacerlo más? yo me apunto, eso sí, las jornadas agotadoras seguramente no nos las quite una ruta más dosificada. Cuanto más se ve, más te gusta ampliar las fronteras.
Otra cosa buena que puede sacarse de todo esto: no es necesario llevarse el bañador para que el viento y el sol bronceen tu cara, aunque, para ser sinceros, la tenemos como el tomate. Nadie nos había avisado que antes de verano la piel puede teñirse de color. Aunque por ahora no sea muy bonito.





__

viernes, 23 de abril de 2010

El funicular

Me encanta ir a los parques de atracciones. Cuando era más pequeña me subía en todas las máquinas habidas y por haber, pero hoy me he metido en un funicular.
Y me he mareado.



___

jueves, 22 de abril de 2010

Pues a mí no

Ha ganado el festival Notodofilmfest de este año. A la gente le gusta mucho por su calidad en cuanto al reportaje, sus imágenes, su narración y el guión.
Pues a mí no.
Según lo estaba viendo sabía cómo iba a acabar y además, ya he hablado de este tema y no me quiero poner pesada, no me gustan muchas de las imágenes que salen. Si hay algo que valoraría mucho es la narración y cómo puede compararse. Lo demás no me gusta.

-¿Qué pasa que tú lo harías mejor?
- No, a mí ni se me habría ocurido y además, seguro que ha habido mucho trabajo detrás, pero puedo opinar. Igual que no me parece mal que haya a quienes le gusta.







___

En la cantina


En un primer momento parecía como si Calamaro estuviese allí junto a él, mirándole seriamente y con un teclado en medio del bar mientras le cantaba a sus desgracias amorosas.
Acababa de tomarse la sexta, pero toda su ira estaba concentrada en el brazo derecho que, después de apoyarlo sobre la mesa en un golpe seco, el vaso que tenía en su mano se transformó en una vidriera de cristales que le arañaban las manos. Hacía tiempo que el dueño le había amenazado con echarlo del local, pero cuando sólo tienes un cliente con el que lucrarte en un período corto de tiempo, hasta que los daños no sean mayores que los beneficios, nadie moverá un pelo.
Todo por culpa de aquella mujer que encontró en otro lo que no le daba él. O que simplemente se encontró a sí misma.
Seis copas no eran suficientes para olvidar y sus lágrimas, al menos, rebajaban los grados y el color rojo que acababa de crearse en la mesa mientras el sol comenzaba a colarse por entre las cortinas.

Se preguntaba qué habría hecho mal. Siempre le había dado todo lo que estaba a su alcance, habían compartido su piso, su vida. Ella era suya.


ddm


Tan sólo unas horas antes su brazo derecho tenía esa misma ira contenida, esa rabia que empleaba en ella, para que supiese distinguir entre lo que estaba bien y lo que no. Como un padre pega un azote a su hijo, con la diferencia de que al pequeño no le va a volver a suceder porque, primero, ha aprendido que el mal no se debe hacer y segundo, porque su padre no vuelve a tocarle.
Ella no había hecho el mal, ni sería la última vez que él le pusiese la mano encima. Pero no lo sabía.


__

martes, 20 de abril de 2010

20 de abril del 10


Hola chata ¿cómo estás?
No te desesperes, seguro que pronto puedes dormir en tu casa, aunque, por ahora, te quedes en Barajas. Otra opción puede ser viajar en autobús cuando suban quienes ya habían pedido billete antes.
Lo cierto es que muchos de nosotros ya hemos pasado por esto, no por el hotel del aeropuerto, pero sí por más de 48 horas recorriendo Europa por tierra. La diferencia está entre el ocio y el negocio.
Si vienes de vacaciones, con tranquilidad. Si vas, con más ganas puedes cogerlas después. Si eres jugador de fútbol, un buen masaje puede recompensar el recorrido, pero si trabajas fuera, quizás sería bueno matar el tiempo, hacerte amiga de tus compañeros de viaje y comprarte un gran número de juegos de mesa, chicles o somníferos.
Hay hechos que paran el mundo y si no es entero, la mitad. Muchos dicen que tantas precauciones no son necesarias, otros, que más vale prevenir que lamentar caídas en picado.
Y la tierra se está volviendo loca, o no.
Quizás somos nosotros quienes corremos más rápido que su propia rotación o que no sabemos ir con ritmo por la vida, a su ritmo. Aquellos actos que las personas no somos capaces de controlar, sean buenos o algo menos buenos, son actos inevitables. Como morir.
Por eso es mejor que aproveches el viaje, seguro que, al final, no te arrepientes de que haya sido tan largo.



_

lunes, 19 de abril de 2010

Bajo la caldera


Aquí dentro hace mucho calor, pero no es culpa de la caldera. Creo que me estoy ahogando.
Antes de salir de aquí necesito abrir la ventana y alguna puerta también.
Ya está.
Me están mirando desde el otro lado. Es una mujer que sobrepasa la edad de jubilación por poco, tiene rulos en la cabeza y un cepillo en la mano. Creo que no sabe de dónde vienen los gritos, pero es mi prima que se ha pasado uno de los peores niveles de un juego absurdo de plantas y zombies que crea demasiada adicción. Se le oye desde el sofá. Aunque, ahora que lo pienso, no es este lado del edificio lo que le causa curiosidad, son las braguitas de una vecina. Vaya, por la forma en que las está mirado diría que en su casa la colada está muy lejos de parecerse a la de su compañera de al lado. Acaba de esconderse y ahora mira por detrás de la ventana, como yo, pero ella continúa observando la ropa interior. Yo me escondo. Creo que vuelve a salir; y ahora está mirando para todos los lados. Ya no me ve.
Está agarrando el cepillo de barrer por el lado de las cerdas y el otro extremo está sobrepasando los límites de su terraza hasta llegar al tendedero de al lado. Casi... casi... las cogió.
Las braguitas se deslizan por el palo del cepillo y en un movimiento reflejo, la vecina ha desaparecido con ellas entre los cristales.




_

domingo, 18 de abril de 2010

Trece ochomiles... de mil en mil



Me gustaría tener el valor de Edurne. Sus ganas, su fuerza, su respiración y, sobre todo, su afán para no rendirse. Ojalá pudiera coronar, me conformo con uno, algún ochomil a lo largo de mi vida... ¿En las montañas de Oriente Medio? Puede ser. Martín Ramos casi lo consigue en el Karakórum de no ser por el tiempo. Aunque a mi madre le daría un infarto. Pero a mí la risa. Una chica que, en vez de hacer una corresponsalía, se mete por ocio en las montañas, según algunos, llenas de terroristas islámicos. O gente que te ayudaría.
Por ahora me conformaré con hacer "miles o dosmiles" en mi país. No sé si sería buen momento porque la nube de restos volcánicos se aproxima poco a poco, pero dicen, no se ve desde aquí abajo. Aún así, me encantaría experimentar qué se siente cuando uno llega a la cima. Me imagino que será igual que cuando terminas un duro trabajo, alcanzas la meta o te dan una buena noticia. Todo eso junto, pero mucho más excitante, estoy segura.
Con amigos y familiares hemos hecho muchas excursiones hasta llegar a las zonas más altas de alguna sierra castellanoleonesa. No tiene mucho que ver, pero por algo se empieza.
Ya me quedan menos metros.


___

viernes, 16 de abril de 2010

Impotencia

A veces, es mejor desayunar con joyas de fantasía.
Con ellas tienes la garantía de que a nadie les van a interesar demasiado y así, no te intentarán robar, en cambio, los diamantes son muy golosos. Cualquiera puede darse cuenta de que los tienes e ir detrás de tí a por ellos. Eso si no has sido tú el que los ha mangado primero.
En esta vida hay gente que se queda con diamantes ajenos para poder disponer de toda clase de lujos o lo que es peor, para dar rienda suelta a la técnica del "aparentar".
Tengo impotencia de ver ciertas cosas que enfadarían a más de uno y no poderlas publicar, primero, por respeto, segundo porque no me gustaría meterme donde no me llaman. Pero si es justo que la gente conozca la verdad, entonces, simplemente me ataría la falta de más pruebas físicas, el título universitario y la experiencia.
Creo que así es como empieza uno a "hacer amigos" en esta profesión.
Yo me equivocaba-equivoco-equivocaré miles de veces a la hora de hacer ua u otra redacción y en miles de cosas más, pero la verdad es que el tiempo pone a cada uno en su lugar y las personas que no se conforman con joyas de fantasía para desayunar, después, puede que tomen dos tazas.



En cuestiones personales también existe cierta impotencia (esta es compartida) Conoces cosas de otros sujetos, tienes pruebas feacientes, pero también la suficiente templanza como para olvidar poco a poco. Porque, en este caso no hace falta publicar nada. Todos los implicados lo conocemos.
___

jueves, 15 de abril de 2010

Dilema vegetal


Mi tía Conce me ha regalado una enredadera. La tengo en mi terraza.
Es una planta que, por ahora, tiene dos flores rojas y de la maceta salen unos palitos para que sus hojas sigan creciendo en ese sentido cuando crezcan.
Nunca antes había tenido una enredadera y no sé cómo cuidarla. En mi terraza da el sol durante casi todo el día y hasta algunos geranios se estropearon años atrás durante el verano.
Dicen que no es bueno regarlas mucho porque pueden pudrirse, pero con el sol y el calor seco del interior pueden llegar a tostarse.
Sería buena idea llenar el plato bajo la maceta para que guarde humedad, pero ahora está lloviendo. ¿Y si le desaparecen las flores? Sería una pena porque es lo más bonito de la planta.
Y tendré que abonarla alguna vez o quitarle los bichos que pueden salir en la tierra para que no se ponga enferma. ¿Y si viene un pájaro y le muerde las hojas? mi planta también podría desaparecer. Pero no la puedo meter en casa. Es una enredadera. Tampoco puedo dormir con ella porque me quitaría el oxígeno por las noches.
¿Y si crece tanto que llega a cubrir parte de la fachada? mis vecinos la cortarían. Además, una vez acabe la estación estival, en invierno podría helarse.

Pero no se puede morir. Tengo que cuidar mi planta. La planta que me regaló mi tía Conce. Eso está claro. Pero no sólo eso, debo hacer que, en vez de dos, cuente con más flores esta primavera. Para eso tendría que dejar de salir, dedicarme a cuidarla, no quedar con mis amigos. Cortar con mi pareja. Dejar la carrera.

¡Vaya! Sabía que el regalo de mi tía Conce era más que una planta. Lo que ella regala siempre es más que eso. ¿Sería capaz de hacer todo eso por la enredadera?
Yo no, es una pena.
Admiro a quienes son capaces de dejar tantas cosas importantes por hacer algo o cuidar a alguien que, para muchos, desgraciadamente, aún vale menos que un vegetal.

___

miércoles, 14 de abril de 2010

Tía, no te saltes el eje

Parece mentira. Hay situaciones que te ocurren a lo largo de la vida que no esperas volver a experimentar de nuevo, por lo menos, no para que te sirvan de tanta utilidad que hasta te toque estudiarlas. Hoy ha sido el caso.
Hace días, El Cuaderno de Lauri me "robó" un vídeo que había publicado anteriormente en una de mis entradas. El cortometraje "Llama ya".
Una de las actrices que aparecen es Esther Rivas y Lauri me confesó que le gustaba mucho cómo actuaba y, a la vez, me recomendó en esa misma entrada otro cortometraje en el que actuaba ella: "Tía, no te saltes el eje".
Esta misma mañana acabo de ver este corto en clase y es que nos toca estudiar precisamente que, si queremos hacer una buena grabación y darle continuidad a lo que explicamos mediante los planos, no podemos "saltarnos el eje", es decir, debemos grabar de tal forma que la posición de las cámaras no superen los 180º dentro de una acción. Qué mejor forma de entenderlo que con este video.
¡Gracias Lauri!







___

martes, 13 de abril de 2010

Sol en la ciudad de la lluvia


En muy pocas ocasiones he tenido un capricho especial o preferencia para hacer turismo en una ciudad y no en otra, pero este año pensé que merecería la pena visitar Santiago de Compostela en su año Jacobeo y más en estas fechas que acuden tantos peregrinos y el paraguas no es un complemento para meter en la maleta.
En cuanto al Camino, no se puede querer todo. Y para eso es necesario tener libres, al menos, dos semanas de tu vida. Con tranquilidad.
Cuando era pequeña pude visitar esta ciudad en verano con mis padres, pero apenas me acordaba. Ha sido una pena que la puerta principal de la Catedral estuviese en obras por dentro porque, después de la lata que nos daba nuestra profesora de arte en el colegio con esa portada, no sé si me hubiera perdonado no verla.


Las imágenes en la Puerta Santa. Había una cola enorme de peregrinos y visitantes desde la entrada hasta las escaleras de la plaza de Platerías... todo para abrazar al Apóstol. Me llamó la atención la cantidad de policías y agentes de seguridad que vigilaban el entorno.


La gente ya no sabe qué hacer para ganar unos euros en la calle. Este perro vestido de peregrino ladraba con todas sus fuerzas desde el descansillo de una puerta. Claramente, se notaba que estaba bien atado para que no pudiese escaparse, pero pobrecillo.


El Botafumeiro de la Catedral. Tuve mucha suerte cuando entré a verla, justo en ese momento estaban en misa y no cabía ni un alfiler, pero me encontré de frente con los sacerdotes que se encargan de mover y controlar ese incensario. Justo en ese momento comenzó a moverse de uno al otro lado hasta casi rozar el techo.
Según la historia, este Botafumeiro tenía la finalidad de evitar el olor que desprendían los peregrinos al dormir en la catedral tras sus largas jornadas de peregrinación. Vuela a 25 metros de altura y a una velocidad de 70 kilómetros por hora.


No debemos olvidar los productos típicos de la tierra galega. Es increíble la cantidad de tiendas de alimentación y, sobre todo, de souvenires que uno se puede encontrar cada tres metros.


El gaitero del arco. Creo que pasa allí gran parte de su vida, lo que ocurre es que, a mí me encanta el sonido de la gaita, pero relamente llegaba a producir dolor de cabeza.


Las Marías. Es la escultura más emblemática y más fotografada de la ciudad. También son conocidas como "las dos en punto", eran dos mujeres compostelanas que vivían de la caridad y que transgredieron ciertas normas de conducta de los años 1950 y 1960, eran solteras y vestían y se maquillaban con colores excesivos. Se encuentran en el paseo central del Parque de la Alamenda. Si te adentras a pasear por él, Valle Inclán también te recibirá sentado en un banco.



Hay algunas calles que te hacen sentir claustrofobia.


La mítica y típica concha y la cruz de Santiago.



La Plaza del Obradoiro.


El año Jacobeo siempre se produce cuando la festividad de Santiago Apóstol cae en domingo, es decir, el 25 de julio. Su periodicidad, por lo tanto, es de 6-5-6-11 años porque contamos con años bisiestos. De no ser así, el Jacobeo sería cada 7 años.
Este año se encentra en el segundo número 6 y esto quiere decir que hasta dentro de once años no volveremos a tener un nuevo año Jacobeo. ¿Por qué esperar hasta 2021?
Yo me animaría a visitarlo, Santiago es precioso. Lo que no sé es si con 33 años tendré tiempo y ganas de hacer el Camino. Nunca se puede decir "nunca".


_